Pensando sobre consentimiento

Taller “Pensando el consentimiento”
Breve descripción
Exploramos y reflexionamos colectivamente sobre cómo gestionamos el consentimiento en nuestras interacciones sexoafectivas, con perspectiva transfeminista. 
Objetivos
Reflexionar juntxs sobre el concepto de consentimiento
Colectivizar nuestras experiencias para hacernos políticamente conscientes e identificar las estructuras que las subyacen (como el heteropatriarcado y la cultura de la violación) 
Adquirir estrategias para identificar nuestros deseos y nuestros límites, aprender a comunicarlos y respetar los deseos y límites de lxs demás
Empoderarnos individual y colectivamente y legitimar nuestras voces
Duración
Modalidad de 2 horas, de 4 horas y media y de 6 horas (con descansos)
Destinatarixs
Modalidad no mixta, que parte de la socialización en algún momento de nuestras vidas dentro de la categoría “mujer” (mujeres, bolleras y trans*)
Modalidad mixta, donde todas las identidades son bienvenidas
Material
Un espacio agradable e íntimo (o que pueda acondicionarse como tal)
Ordenador, proyector y altavoces
Papel y bolígrafos/lápices
Otros materiales aportados por las talleristas
Organizadoras
Somos 4 feministas que sentimos la necesidad de trabajar el tema del consentimiento sexual desde lo colectivo y lo público. Nos conocimos a raíz de un grupo de lectura y reflexión transfeminista en inglés en la Eskalera Karakola. Allí, la lectura de un fanzine sobre el tema nos impulsó a seguir trabajando y compartirlo con otrxs en forma de taller.
Referencias
Este taller surge de un grupo de lectura transfeminista. Uno de los textos con los que trabajamos fue un fanzine sobre el consentimiento, y empezar a hablar, trabajar y reflexionar sobre ese concepto nos llevó más de una sesión y nos dio ganas de más; realmente no habíamos pensado el tema tanto como querríamos en nuestros espacios y nuestras experiencias nos hacen pensar que es bastante necesario traerlo, pensarlo, compartirlo…
El tema del consentimiento nos retrotrae a experiencias de vida que pueden ser dolorosas; queremos que éste sea un espacio seguro, que todo el mundo pueda compartir hasta donde quiera, que se pueda entrar y salir sin problema, que la escucha sea activa, que no haya en ningun momento ningun juicio sobre lxs compañarxs, que no presupongamos nada sobre nadie, ni de sus identidades ni de sus experiencias, que partamos de que las intervenciones no son mal intencionadas y que nadie se tiene que justificar por nada. Todo el espacio en el que nos movemos ahora es un espacio seguro, pero si en algún momento no nos apetece movernos en él o preferimos salirnos, podemos movernos a este otro espacio, en cualquier momento sin tener que explicarlo y sin que nadie tenga que preguntarnos nada. Las dinamizadoras somos también personas de seguridad y podéis/podemos preguntarnos en cualquier momento. Intentaremos chequear si vemos que alguien se siente mal, pero está bien que nos ignoréis si no queréis hablar. Intentaremos cuidarnos todxs y estar pendientes de cómo se sienten nuestros compañerxs de taller. [TEMA DE POSICIÓN DE QUE HAN TRASPASADO TU LÍNEA PERO TAMBIÉN DE QUE LA HAS TRASPASADO A VECES – SIN JUICIO]
No partimos de una idea de consentimiento que se basa enteramente en la decisión personal e individualizada. Entendemos que aunque siempre tenemos la capacidad de elegir entre diferentes opciones, esas opciones nos vienen diseñadas en serie y nuestra forma de movernos entre ellas también está influida por el sistema en el que vivimos. No podemos aislar nuestra subjetividad de su relación con otras ni de su existencia dentro de un sistema capitalista, patriarcal, heteronormativo, cis-sexista, capacitista… Y nuestra idea de consentimiento y nuestra forma de relacionarnos sexoafectivamente estarán imbuidas de ese sistema. Pero por ello precisamente nos parece importante tenerlo en cuenta y a partir de ahí trabajar, pensar, compartir… para que nuestras relaciones sean lo más igualitarias, libres y consentidas que podamos construir.